2

Pero eso no lo viví, y mi madre o ya no lo sabe o ya no me lo contará porque seguramente sigue pensando que de esas cosas no se habla y mucho menos con los propios hijos. Quizá soy injusta, quizá le gustaría hablar sobre ésto. Pero aún si así fuera, hoy ya no puede ver las cosas como antes, ordenar todo como sucedió. En tres días cumplirá ochenta años. Es por ello que quiero empezar a escribir desde ahora, antes de que sea demasiado tarde, por que en unos años cuando hojée estas páginas pensaré diferente y quizás se me habrán olvidado cosas. Incluso ahora, muchas cosas ya se han esfumado de mi memoria, pero a pesar de ello, algunos sucesos reaparecen tal y como fueron.

 

Hilda Broda
(Fragmento de un diario de mi abuela)

 

ANA CASAS BRODA