Mi madre tenía seis años cuando la llevaron por primera vez al cine a ver El tesoro de la Sierra Madre. Los bandidos le impactaron mucho y no olvidó la escena en que asoman entre los barrotes de la cárcel.

 

Desde entonces ya le gustaban las novelas sobre países lejanos.

25