A los 18 años me inscribí en una escuela de fotografía. Tomar fotos se volvió una obsesión.

 

Me tomaba fotos desnuda que pegaba en cuadernos de dieta y anotaba todo lo que comía. Creo que fue entonces cuando empecé a pensar que si me construía un cuerpo tendría una identidad.

57