Insomnio. Mi cuerpo tenso, mi mente que se cuelga de pensamientos y no puede descolgarse. Me despierto cada hora. La piel vieja en el espejo. La mente perdida. Solo mis niños me ofrecen un lugar en el presente.

 

Las fotos se vuelven momentos de conexión. Jugamos, proponen ideas. Armamos el escenario y ellos hacen lo que quieren. Ver las imágenes es siempre un descubrimiento. Rituales entre Martín y yo, actos de vinculación, de habitar el presente.