Rasgué sin querer mi vestido negro de lino. Lo compré en Viena hace más de diez años. Lloro.

 

Como si las cosas de Viena fueran insustituibles.